Sistemas de retribución flexible: todos ganan

Hoy las empresas necesitan, por una parte, aplicar políticas de moderación salarial y, por otra, disponer de unos empleados motivados y fidelizados. Para ello es necesario buscar fórmulas que aúnen ambos objetivos.

En este contexto, y con el fin de poder llegar al equilibrio entre ajuste de costes y motivación del empleado, se han puesto en marcha los sistemas de retribución flexible.

Un Sistema de Retribución Flexible es una fórmula de compensación que permite percibir al empleado parte de su salario bruto anual a través de la entrega de una serie de bienes y servicios. Elige los elementos que componen una parte del paquete retributivo en función de sus necesidades y preferencias, aprovechando las exenciones fiscales de estos productos, y dando como resultado una minoración de IRPF y, por tanto, un aumento de la retribución neta a percibir. El límite máximo legal a flexibilizar por el empleado es de hasta un 30% de su salario bruto anual.

Dicho sistema tiene una serie de ventajas tanto para el empleado como para la empresa, siendo para el primero la más clara el ahorro fiscal, (los bienes y servicios incluidos en el Sistema tienen un tratamiento fiscal ventajoso, lo que permitir optimizar la retribución neta a percibir). Al empleado se le otorga la capacidad de elegir la composición de su paquete retributivo según sus necesidades, beneficiándose a su vez de las condiciones económicas más ventajosas que la compañía consigue en la contratación colectiva de determinados productos / servicios.

hombre pensando

De igual forma, para la empresa la implantación del sistema proporciona herramientas para motivar y fidelizar a sus empleados, sin incurrir en costes adicionales, reduciendo en un futuro costes salariales y disminuyendo el coste de adquisición de los productos que se ofrecen a los empleados como consecuencia de la aplicación de economía de escala. La compañía se adapta así a las necesidades del empleado y del mercado, atrayendo y reteniendo capital humano.

Si bien es posible beneficiarse de otros productos, aquellos más habituales en un Sistema de Retribución Flexible son los gastos de guardería, los tickets de comida o planes de pensiones.

La implantación de un Plan de Compensación o Retribución Flexible en la organización es bastante sencilla en la práctica y el éxito depende en gran medida en cómo se comunica al empleado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *