Los incentivos fiscales como parte de la gestión de la innovación

Los incentivos fiscales a la I+D+i, en esta última década, han adquirido un rol fundamental en el contexto de las medidas que desarrollan los gobiernos para estimular la innovación privada. Para las empresas estas ayudas producen un efecto financiero inmediato, reduciendo el coste de la inversión a medio y largo plazo, al minorar la carga tributaria.

grafico rojo

En España estos dos últimos años han sido especialmente relevantes al respecto, con la aprobación de la Ley 14/ 2013 de Apoyo a los Emprendedor, que introducía  la figura el “Tax Credit”, el Real Decreto  475/ 2014 con el que se recuperaban las Bonificaciones a la Seguridad Social para el personal con dedicación en exclusiva a I+D+i, y la recién aprobada Ley  27/2014, de reforma del Impuesto sobre Sociedades, en la que se recogen novedades importantes en cuanto a las deducciones fiscales a la I+D vs.it:

  1. ampliación de la definición de la I+D para los proyectos TICs, “aplicaciones destinadas a la elaboración de productos, procesos o servicios nuevos o mejorados sustancialmente“,
  2. inclusión en la definición de it a los proyectos demostrativos del sector de la animación y los videojuegos,
  3. si los gastos de I+D del período impositivo superan el 10% del importe neto de la cifra de negocios, la deducción generada en dicho período impositivo podrá quedar excluida del límite establecido, hasta un importe adicional de 2 millones de euros.
  4. como lectura menos positiva, señalar que la base de la deducción se minorará por el total del importe de las subvenciones recibidas para el fomento de dichas actividades e imputables como ingreso en el período impositivo.

En un escenario actual de variedad de mecanismos de incentivos fiscales a la “innovación”, las empresas deben familiarizarse con los mismos, planificando su estrategia fiscal al respecto, integrada en su proceso de gestión de la innovación, realizando una análisis razonado y cuantificado de la mejor elección del instrumento/s fiscales a aplicar, y los procedimiento de cobertura de riesgo que se ponen a su disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *